Une cuestión ?

llámenos al +33 2 97 847 800

groix

L'Ile de Groix

La isla de Groix es única, por su riqueza geológica en Bretaña, formando parte de la red europea de espacios naturales protegidos "Natura 2000". Su litoral rocoso, bañado por aguas cristalinas, está puntuado de bellas playas y calas salvajes, cuya arena siempre fina tiene matices que van del blanco brillante de la mica, al rojizo oscuro del granate.

¿Listo para embarcar? Entonces, suba a bordo, para una travesía de 50 minutos hacia la ISLA de GROIX, en donde le esperan 2 300 habitantes. Latitud 45°637 norte, longitud 3°462 oeste, dimensiones de ensueño para la caminata, la bici: 8 km por 4 km. Parte sur: sus playas – Parte norte: su costa salvaje.

¡Ya! Ha llegado a Groix, va a poder descubrir las múltiples facetas de este cachito de tierra:

  • Sus monumentos megalíticos, fuentes y lavaderos (y sus anécdotas)
  • Sus pueblos y aldeas escondidos en la landa
  • Su centro, con su zona comercial y sus restaurantes
  • Su iglesia coronada por un curioso campanario
  • Su reserva natural y su Eco-museo
  • Sus faros...
  • Sus actividades: senderismo, marisqueo, escuela de vela, escuela de submarinismo, centro ecuestre, parque acrobático (Parcabout) 

Para no perderse, escudriñe las piedras, le hablarán. No busque semáforos, no han llegado aun hasta aquí.

Le gusta: respirar hondo, amplios horizontes, caminar, pedalear, correr, nadar, pescar, remolonear, así como aprender, escuchar, entonces, es gracias a su patrimonio rico y variado, sus dimensiones a escala humana, su calidad de vida, su buen ambiente... Que encontrará lo que ha venido a buscar, y más siendo … 

visitante

Para el visitante que viene a atracar en sus aguas, conocer la isla de Groix embruja, no deja a nadie indiferente. Tesoro mineralógico, nacido de un capricho geológico de una extrema rareza en el planeta, este cachito de 1 500 ha, engarzado de pueblos ofrece una gran diversidad de paisajes.

Port Tudy

Port Tudy no es solo un puerto con encanto bretón, es el lazo vital con el continente: sus actividades se ven ritmadas por las llegadas de los ferris. La subida hacia el pueblo ofrece a la vista las bellas casas de armadores, más allá el cine familiar, con sus fachadas decoradas por artesanos italianos. Por la mañana, llegan al mercado los productos insulares, de tierra y mar, para colmar nuestros deseos. Con numerosos comercios, vale la pena darse una vuelta entre pimpantes fachadas para irlos descubriendo. Estas últimas iluminan el entorno de la iglesia, cuyo campanario culmina con el famoso atún, símbolo de toda una época de pesca atunera, signo de identidad. El Eco-museo municipal es una fuente inagotable de conocimientos sobre esta epopeya marítima.

Ver los comercios.

En bici

La bici es el vehículo perfecto para esta isla, que le dedica 40 km de caminos. Un taxi propone también la vuelta a la isla. Puede así ir descubriendo a su ritmo los brezales de Erica vagans de los litorales de Piwisi (oeste de la isla) o las playas blancas y rojas de granates de Primiture (este de la isla). Megalitos, fuentes y lavaderos brindan a los paseantes sorpresas sin cuento. Territorio frágil, Groix es objeto de un plan de gestión que busca un equilibrio entre las actividades económicas, turísticas, agrícolas y la preservación de sus vastos espacios naturales de primera. Visitar las reservas naturales de Pen Men y de la pointe des Chats embruja.

Sus 2 323 habitantes dan vida a Groix, lugar vital y de grata convivencia, opuesto a lo que sería un santuario que solo mirase al pasado. Si esta isla es un tesoro, sus habitantes no dudan en compartirlo generosamente.

Hay que saber perderse un poco para preguntar a los habitantes por donde seguir, y ahí puede comenzar otra aventura, humana en este caso. Si la Posibilidad de una isla atrae, Groix merece que se le de más que una vuelta. Con quien sabe respetarla, esta isla sabrá tejer lazos auténticos y duraderos.

Usted busca Tienda o servicio ?